Share
REVISTA LA FINCA · N 12 + XEROPAISAJISMO

REVISTA LA FINCA · N 12 + XEROPAISAJISMO

En la reciente edicion de la Revista Always Exceptional publicamos uno de nuestros proyectos basado en el Xeropaisajismo.

Inspirado en la arquitectura mexicana contemporánea se ha buscado una filosofía estética con  cactus y plantas crasas . El Xeropaisajismo permite una relación muy especial con las lineas arquitectónicas , ademas de ser una ornamentación elegante es una excelente elección para un bajo mantenimiento y una eficiencia de los recursos.

El Xeropaisajismo o diseño de paisajes y jardines desérticos, es una modalidad de diseño de exteriores que se basa en entornos áridos, con muy bajo nivel hídrico y, por lo tanto, con vegetación de poco consumo de agua. El Xeropaisajismo es el arte de combinar la creatividad del diseño de paisajes con la vegetación xerófita o desértica. Diseñar zonas repletas de plantas entre camas de piedras, gravilla, madera o barro es parte del ejercicio que debe realizarse en el xeropaisajismo.

Sus bases se resumen en los siguientes puntos /

Estudio de las condiciones edafoclimáticas locales.


Definición de especies adaptables al xeropaisajismo.
Agrupación de especies ornamentales con requerimientos hídricos similares.


Planificación del proyecto teniendo en cuenta la funcionalidad del espacio, el valor ornamental y el nivel de mantenimiento.

Adaptación del diseño al entorno que lo rodea.


Modificación del relieve para adaptar las condiciones locales y aportar al paisaje.


Mejora de las características físicas, químicas y biológicas del suelo para mejorar el estado vegetal.


Instalación de sistemas de riego eficientes que reduzcan las pérdidas de agua. Programa de riegos racional.


Mantenimiento del suelo que reduzca la evaporación directa del suelo y la escorrentía.


Consideración de los equilibrios del nuevo ecosistema paisajístico mediante la implantación de la Gestión Integrada de Plagas.

El Xeropaisajismo es la conjunción del arte y la técnica, de recrear la misma naturaleza con este tipo de plantas, con plantas que requieren muy poca agua. Es darle formas y volúmenes a nuestros jardines, es activar el suelo desde abajo aportando microorganismos que son beneficiosos y que van a formar simbiosis con las raíces de estas plantas y es hacer un uso racional en el manejo de los productos fitosanitarios, haciendo un control integrado de plagas y enfermedades, utilizando más medios biológicos y protectores que productos químicos.

El ahorro de agua de este tipo de jardines frente al consumo de los jardines tradicionales es del 70 %, es decir, consumen un 30% del agua que necesitaría el mismo espacio planteado con especies tradicionales.

Una de las ventajas que tienen los jardines xerófilos es el bajo mantenimiento que necesitan para estar en buenas condiciones, ya que al carecer de recursos hídricos estas especies no suelen crecer demasiado en proporción con las plantadas en jardines húmedos.

XERO

Xero (latín): seco. La xerojardinería se basa en el uso de especies autóctonas y otras adaptadas a la sequía inherente al clima mediterráneo, por tanto eficientes en agua. El xerojardín acoge una enorme variedad de especies que llenan de colores, olores y vida el espacio, creando un paisaje natural cambiante a lo largo del año, con diferentes ambientes, muy atractivos para la fauna silvestre.

También en Estados Unidos se introdujo la palabra “xeriscape” (que en español se puede traducir por xeropaisajismo). Se trata de un paisajismo en el que prima la conservación del agua empleando sistemas y especies que optimicen y minimicen el consumo de este recurso. Frente al despilfarro de agua, la xerojardinería y el xeropaisajismo proponen unas pautas ecológicas, para crear unos espacios naturales urbanos basados en la eficiencia de los recursos naturales, especialmente del agua. Según sus defensores, un jardín diseñado y mantenido con estos criterios consume una cuarta parte del agua de riego de un jardín convencional.
El origen de la xerojardinería se remonta a las graves sequías ocurridas en el oeste de Estados Unidos en los años 70. Un equipo de expertos del Departamento de Aguas de Denver creó un programa de conservación de agua en jardinería, e ideó en 1981 el término “xeriscape”, un acrónimo de “xeros” (seco) y “landscape” (jardín). En 1986 se fundó el National Xeriscape Council, organización sin ánimo de lucro que tiene como objetivo difundir y establecer las pautas básicas de aplicación de la xerojardinería.
Desde la xerojardinería se plantean una serie de consejos para ahorrar agua al máximo:Utilización de recubrimientos (“mulching”), que permite reducir la pérdida de agua por evaporación, reduce la erosión y la aparición de malas hierbas, además de proporcionar un buen resultado estético.

Creación de zonas sombreadas y pantallas verdes, que evitan las pérdidas de agua y atenúan el viento.

Aprovechamiento del agua de la lluvia, para lo que se recomienda plantar en otoño, si es posible, para que las plantas aprovechen las lluvias de invierno. Así mismo, se deben aprovechar fuentes de agua distintas de la red urbana de abastecimiento (por ejemplo, sistemas de recolección de agua), porque no es necesario que el agua de riego sea potable.

PROYECTO /

Hemos empleado únicamente plantas alóctonas propias de jardines del desierto, se trata de especies que se adaptan fácilmente a las condiciones del bosque mediterráneo del sur de España y que armonizan con el entorno del jardín. De este modo, además de la estructura perseguida, el principal requisito para el diseño de ese jardín, incluir plantas equipadas para la vida en un medio seco (xerófitas o xerófilas).

ESPECIES /

Yucca rostrata, Agave attenuata y diferentes especies y variedades de Aloe, Aeonium, Opuntia y Echeveria.

CACTUS /

Plantas fuertemente arquitectónicas, plantas que puedan llegar a componer formas esculturales.

Etiquetas:

Comments are closed.